jueves, 14 de abril de 2011

El mundo de los medios de comunicación

«Llevar la Palabra de Dios a los hombres de hoy con los medios de hoy». Palabras éstas conocidísimas del beato Santiago Alberione y que de una u otra manera los miembros de la Familia Paulina tratamos de llevar a la práctica. Fueron precisamente estas palabras las que me han movido a iniciar este Taller de comunicación y evangelización. Pero no sólo esto, también en diversos viajes por la geografía española y en distintos encuentros con agentes de pastoral me daba cuenta que en nuestras catequesis, en nuestras homilías, en nuestras convivencias, en nuestras charlas de formación o clases… hablamos (y fijaos bien que digo hablamos) un lenguaje que muchos de nuestros contemporáneos, sobre todo jóvenes, no entienden. Nuestro lenguaje es muy distinto al que ellos usan. Mientras que nosotros seguimos usando principalmente el lenguaje oral, ellos están inmersos dentro de una cultura en la que prima el lenguaje audiovisual e incluso ya están comunicándose con un lenguaje que algunos llaman virtual.

En la actualidad, no hace falta siquiera salir a la calle para darnos cuenta de que los medios de comunicación están presentes, y muy presentes, en nuestra vida. Sin salir de casa tenemos acceso a la prensa, a la radio, a la televisión, a Internet... Nos encontramos dentro de la llamada Cultura de la Comunicación.

En esta primera entrega del Taller de comunicación y evangelización vamos a acercarnos a esta cultura y los medios de comuncación con sus características propias, pero sin dejar de lado la evangelización. Por último, nos haremos eco de qué es un taller y el por qué de un taller de comunicación y evangelización.

Cultura

Si tomamos el Diccionario de la RAE, nos encontrarnos con la siguiente definición: «Resultado o efecto de cultivar los conocimientos humanos y de afinarse por medio del ejercicio las facultades intelectuales del hombre.»

Esta definición de cultura me pareció excesivamente abstracta, al menos para nuestro contexto. Entre las varias definiciones de cultura que he encontrado me quedo con la del P. Silvio Sassi, actual Superior General de la Sociedad de San Pablo1, que, a mí personalmente, me convence más. Para él la cultura es «un modo de ser, un modo de vivir, una manera de estar en el mundo, una forma particular de existir, una mentalidad, un método de actuar y un estilo de vida». Yendo un poco más allá podríamos decir que la cultura es sinónimo de civilización, es decir, «un período de la historia humana caracterizado por advenimientos, valores y modos específicos de organizar la vida individual y social.»

Comunicación

Veamos ahora el significado de la palabra comunicación. Algunos estudiosos dicen que se han encontrado hasta 126 definiciones de comunicación. No obstante, cualquiera entiende por ella, la acción de comunicar; y comunicar es hacer partícipe a otra persona lo que uno sabe, piensa, tiene, lleva dentro... Francisco Javier Davara nos dirá que comunicación es aquel proceso de transmisión e intercambio de mensajes entre los seres humanos. Y en palabras de Carlo Cutropia, la comunicación es la transmisión de un mensaje de una persona o entidad a otra, a través de un determinado medio.

Cultura de la comunicación

¿Qué decir de la cultura de la comunicación? ¿A qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de ella? Si hemos definido anteriormente la cultura como un modo de vivir, un modo de ser, un estilo de vi

da, un modo de vida, al fin y al cabo, nadie podrá negar que en la actualidad nuestra cultura es una cultura de la comunicación. Basta echar una ojeada a nuestro alrededor y nos daremos cuenta que la comunicación está presente en todos los ámbitos de nuestra vida y está configurando nuestro modo de vivir, aunque ésta no esté difundida del mismo modo en todos los continentes, ni en todas las personas.

Salir, de alguna manera, al encuentro de esta cultura y evangelizar a nuestros contemporáneos con el lenguaje de la misma, es el objetivo del Taller que os presentamos en estas páginas y que iremos desarrollando a lo largo de varios números de Cooperador Paulino.


Definición de medio de comunicación

Siguiendo a Norberto Alcover podríamos decir que son aquellos instrumentos técnico-artísticos de transmisión audio, visual o audiovisual en los que estás presentes estas tres características:

  • emiten en un mismo momento;

  • idéntico mensaje

  • a un elevado número de personas.

Estando de acuerdo con esta definición, tendría que matizar que por medios de comunicación, nosotros, en este taller, vamos a entender a aquellos instrumentos o vehículos técnicos mediante los cuales podemos transmitir un mensaje.

Características de los medios de comunicación

Marian Navarro nos señala las siguientes características:

Prensa: el receptor participa con el medio. Cuando el receptor lee el periódico, no está realizando otra actividad de forma simultánea. Lo impreso permanece en el tiempo.

Se puede comunicar con argumentos y detalles.

Cartel: el receptor no necesita realizar ningún tipo de esfuerzo para percibir los mensajes, estos son sencillos, basados en una imagen, el color y muy pocas palabras.

Radio: la recepción de este medio es compatible con la realización de otras actividades, como por ejemplo, conducir. La radio suele ser escuchada de forma individual, por lo que se produce la personificación del mensaje, es decir, se establece una íntima relación entre el oyente y el emisor. Los mensajes son perecederos. Permite la participación del público (llamadas telefónicas, mensajes SMS, correo electrónico…). Se suele considerar a la radio como el medio de mayor actualidad.

Televisión: es un medio audiovisual, por los que su capacidad comunicativa es formidable, al entrar en juego el oído y la vista. Al ser un medio audiovisual, lo comunicado es perecedero, es decir, se produce una fugacidad en el mensaje. En la actualidad también se permite la participación del receptor. En muchos casos es incompatible con la realización de otras actividades, por lo que el impacto comunicativo es considerable.

Cine: técnicamente hablando es el medio más completo, es audiovisual y su calidad es excelente. Es un medio creado para el entretenimiento, a diferencia de los anteriores medios que fueron creados para transmitir noticias. También es incompatible con la realización de otras actividades.

Internet: es el medio convencional más reciente, su principal característica es la participación del usuario, existe una gran interactividad.

El proceso comunicativo

Hemos definido la comunicación como un proceso, y como tal debe constar de una serie de elementos, ¿cuáles son estos elementos que muchos de nosotros aprendimos cuando estudíabamos bachillerato?:


Emisor, la persona que elabora y transmite una información al receptor; la cual debe ser codificada según un lenguaje y convertirla en mensaje.

El mensaje, los contenidos ya codificados que queremos transmitir al receptor. ¡Ojo que el mensaje puede ser o constar de texto, sonido, dibujo, símbolos, imágenes, color…! O de todo esto a la vez como ocurre en internet. Donde además estos mensajes son incontables.

El receptor es la persona o personas que reciben, interpretan y comprenden el mensaje.

Tanto uno como otro utilizan un mismo código, utilizan un mismo sistema de signos, los cuales pueden ser lingüísticos, visuales, auditivos o multimediales.

El canal es el soporte físico mediante el cual se transmite el mensaje, conectando al emisor con el receptor.

El contexto, las distintas circunstancias que rodean a la comunicación.

Feed-Back, también llamada retroalimentación, es el proceso mediante el cual el receptor responde al emisor, convirtiéndose éste en receptor y aquel en emisor. Esto es muy importante en el mundo de la cultura actual, pues en internet, estamos continuamente pasando de un rol a otro, contándose además por millones tanto los emisores como los receptores.

Por último, si en algún momento del proceso comunicativo se produce una interrupción de la comunicación o se hace difícil esto será producido por los llamados ruidos. El ruido puede interferir en cualquier momento del proceso comunicativo.

Estos elementos se encuentran dentro de un esquema con el que se suele explicar el proceso comunicativo. Esquemas de dicho proceso existen varios: Harold Laswell, Shanon y Weaver, Jakobson... Nosotros hemos elaborado nuestro propio esquema que puedes consultar en el cuadro.

¿Qué es la evangelización?

Evangelización no es otra cosa que hacer partícipes a otros de la Buena Noticia que nos trajo Jesús de Nazaret. O si preferimos cumplir el mandato de Jesús a sus discípulos antes de la Ascensión: «Id, pues, y hac

ed discípulos míos en todos los pueblos» (Mt 28,19).

La encíclica Redemptoris Missio, (N°41-60) nos ofrece nueve caminos distintos o maneras diversas de llevar a cabo la evangelización:

  1. testimonio;

  2. proclamación inicial de Cristo, el Salvador;

  3. conversión y bautismo;

  4. fundación y desarrollo de iglesias locales;

  5. formación de comunidades eclesiales de base;

  6. encarnación o inculturación del Evangelio en las culturas;

  7. diálogo con gente de otras religiones;

  8. promoción del desarrollo humano a través de la formación de la conciencia;

  9. la caridad, principalmente en el sentido que la Iglesia debiera estar del lado de los pobres.


Nosotros queremos llevar la Buena Noticia a los demás de un modo concreto, con los instrumentos de comunicación social. Y en un contexto concreto que es el contexto de la cultura de la comunicación. Por lo cual, llevamos a cabo la evangelización haciéndonos eco de los números 1, 2, 5, 6, 7 y 8 apuntados por la Redemptoris Missio.


¿Qué es un taller?

Taller es el lugar en el que se trabaja una obra con las manos. A través de las páginas de la Revista no te voy a invitar a realizar ninguna obra con las manos, propiamente dicho. Pero, taller, también es el lugar en el que se aprende de forma práctica e interactiva. Eso es precisamente lo que me gustaría que hiciéramos: aprender de forma práctica e interactiva cómo usar los medios de comunicación para la evangelización.

¿Por qué un Taller de comunicación y evangelización?

De una u otra manera los medios de comunicación social son parte de nuestra vida. El mundo mediático nos envuelve. Nuestros contemporáneos están cada vez más influenciados por los mensajes que aquellos transmiten.

Estamos tan atrapados por ellos que es impresindible que nos formemos nuestro propio criterio acerca de ellos, que lleguemos a una plena convivencia, sin demonizarlos; que aprendamos a interpretar su lenguaje... Pero no sólo eso, sino que nuestros deber como cristianos es también el de buscar la Verdad e intentar acercar Jesucristo a nuestro contemporáneos, es decir, tenemos el deber de evangelizar.

A este respecto decía el recordado Papa Juan Pablo II: «Transcurridos más de cuarenta años desde la publicación de este documento[se refiere al Inter Mirifica] me parece oportuno volver a reflexionar sobre los “desafíos” que las comunicaciones sociales plantean a la Iglesia, la cual, como indicó Pablo VI, “se sentiría culpable ante Dios si no utilizara estos medios tan poderosos”. La Iglesia, de hecho, no está llamada solamente a usar los medios de comunicación para difundir el Evangelio sino, sobre todo hoy más que nunca, a integrar el mensaje de salvación en la “nueva cultura” que estos poderosos medios crean y amplifican. La Iglesia advierte que el uso de las técnicas y tecnologías de comunicación contemporáneas forman parte de su propia misión en el tercer milenio» (RD n. 2).

Objetivo del taller y una premisa

  1. Sensibilizar a los agentes de pastoral y animadores ante la importancia de los medios de comunicación y de la cultura de la comunicación.

  2. Caer en la cuenta de la necesidad de utilizar los medios de comunicación social en nuestra animación pastoral si queremos evangelizar al hombre del siglo XXI.

  3. Introducirnos en el lenguaje propio de los medios de comunicación.

  4. Da

    r una serie de pautas de carácter práctico para poder utilizar los diversos instrumentos de comunicación (imagen fija, música, DVD) como apoyo a la evangelización.


Estos van a ser nuestros objetivos. Pero antes de concluir me gustaría tener presente una premisa: el medio nunca podrá sustituir al agente de pastoral. ¿Qué quiere decir esto? P

ues muy sencillo. Si en una catequesis, por ejemplo, proyectamos a nuestros niños que se están preparando para la primera comunión una estupenda película cargada de valores como pueden ser la amista

d, la tolerancia, la entrega o el amor, y después del visionado les mandamos a casa, seguramente habremos hecho un gran favor a sus padres porque mientras estaban allí los hemos entretenido y hemos evitado que estuvieran realizando alguna gamberrada, pero desde el punto de vista pastoral, medial y catequético hemos fracasado inexorablemente. Hemos sustituido al agente de pastoral por un medio. El visionado de unas imágenes en el campo pastoral o de la animación, para que alcancen su objetivo, para que lleguen a ser una ayuda en la evangelización necesariamente, han de ser trabajadas de alguna manera así poderemos sacarles el mayor partido posible. Ahora bien, no nos engañemos, posiblemente el preparar un cineforum nos llevará mucho más tiempo que el soltar a los niños o a los jóvenes el típico discurso «teológico», eso sí, lleno de belleza, pero totalmente incomprensible para ellos porque nuestro lenguaje es distinto al que están acostumbrados habitualmente.

En el próximo número de Cooperador Paulino nos meteremos ya de lleno en el mundo de los medios de comunicación comenzando por la prensa. Si deseas que este taller sea impartido de manera presencial en tu parroquia, grupo, centro de animación, colegio o asociación puedes ponerte en contacto con la redacción de la Revista. Pero además te invito a que me hagas llegar tus sugerencias, matizaciones, comentarios y respuestas a las preguntas del cuadro, o también que plantees posibles dudas que te hayan sobrevenido con la lectura de este primer artículo del Taller de comunicación y evangelización.


Para la reflexión y el diálogo:


1.- ¿Qué entiendo por cultura de la comunicación? ¿De qué forma me influye?

2.- ¿Qué significa para mí la palabra evangelización?

3.- ¿Cuánto y en que modo utilizo los medios de comunicación en mi tarea evangelizadora? ¿Creo necesario su uso? ¿Por qué?

1Por razones obvias, y por no hacer tediosa la lectura al lector, no ponemos citas explicitas. Son muchos los autores de los que hemos bebido para la elaboración del Taller, a los que trataré de citar en la medida de nuestras posibilidades. A todos los que de alguna manera han contribuido a la elaboración de esos artículos: Gracias.